como empece a emprender

¿Cómo Empece a Emprender?

Todos tenemos facilidades e inclinaciones naturales para distintas cosas. Todos tenemos ese amigo que era excepcionalmente bueno jugando fútbol, tocando un instrumento o le iba muy bien en el colegio y con poco esfuerzo. También estamos aquellos que no tenemos estos talentos tan obvios y hemos pasado malos ratos encontrando aquello para lo que somos buenos.

Para una artista, un músico por ejemplo, todo es más fácil de entender en términos de música. Cuando existe una facilidad o un interés por algo, ya sea algún deporte o disciplina tenemos la tendencia de estructúranos alrededor de este interés. Tengo la inclinación de pensar que así sucede con aquellas personas que tenemos una tendencia y un gusto por los emprendimientos y los negocios.

Muchas veces he recibido la pregunta ¿Cuándo empezaste a emprender? Incluso me he encontrado muchas veces a mí mismo haciéndome esa pregunta. Después de hacer un ejercicio de memoria y reminiscencia llegue a notar que había empezado a emprender y a tomar gusto por los negocios antes de lo que imaginaba.

Normalmente al pensar en cuando empezamos a emprender o hacer negocios pensamos en términos de cuando montamos nuestra primera empresa, cuando formalizamos nuestro primer contrato, conseguimos nuestro primer cliente, etc. ¡Pero no necesariamente fue así como empezaron las cosas!

En mi caso particularmente recuerdo dos anécdotas bastante curiosas de niño sobre mis primeros acercamientos a este mundo de negocios.

Mis Primeros Pasos En el Emprendimiento y Negocios

mis primeros pasos en los negociosPlaticando una vez con mi mamá ella me recordaba sobre como cuando tenía aproximadamente 8 años de edad le propuse hacerle masajes y que le cobraría tanto por hora. En ese entonces una de mis hermanas era dueña de una estética y estaba familiarizado con los servicios que se ofrecían ahí, sin mencionar que a veces mi hermana menor y yo jugábamos a ser dueños de la estética.

Curiosamente está dinámica con mi madre duro bastante tiempo, hubo negociaciones sobre aumentos de tarifas y les cuento que ella no era una clienta fácil de convencer. Si bien es cierto este negocio no me volvió millonario me dio un primer acercamiento a ganarme mi propio dinero, negociar una tarifa y ofrecer un servicio… sin mencionar que hoy en día he perfeccionado mis habilidades para los masajes.

En otra ocasión mi hermana y yo nuevamente estábamos en nuestras andanzas. Se nos ocurrió hacer una hoja donde ofrecíamos a nuestros padres servicios de limpieza y cocina con diferentes tarifas según el servicio.Curiosamente estas iniciativas no eran idea de mis papás, sino ocurrencias nuestras, pero ellos siempre fomentaron estas ideas y cultivaron en nosotros este espíritu emprendedor.

¿A qué nos lleva todo esto?

Ser emprendedor o ser un empresario no es algo que sucede al azar. Esto requiere un conjunto de habilidades, visión de oportunidades y mucha paciencia. Aquellos que hemos optado por montar nuestra propia empresa no nos levantamos un día con este impulso, es muy probable que desde niños ya tuviéramos pistas de esta pasión, también es muy probable que las condiciones que nos rodean hayan facilitado el que tomáramos esta difícil decisión.

Tal vez como emprendedor no habías notado que tus primeros acercamientos a pensar en negocios fueron desde niño y que siempre habías mostrado una inclinación natural por emprender.

¿¿Y vos cuándo empezaste a emprender??

Suscribete a nuestros Boletines

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *